domingo, 14 de junio de 2009

A veces existen momentos irrepetibles, de esos que los recuerdas con una mirada dulce y una cálida sonrisa o esos que al recordarlos te producen carcajadas. Como cada momento vivido contigo. Apasiona el saber que con una sonrisa haces a esa persona, la persona más feliz del mundo pero, aún es más increíble sentir lo que tu sonrisa y tu mirada a mi me producen. Me encantaría poder explicarlo con palabras, pero me temo que no se puede. Es algo así como un cosquilleo en la tripa recorrido por un escalofrío y un corazón latiendo a mil por hora.

Quizás me causes problemas en el corazón porque mil por hora cada instante junto a ti no debe de ser muy bueno... Pero, ¿te digo una cosa? No me quejo.
No me quejo porque sentir eso es tocar el cielo.

Lo que me encanta son esos momentos en los que sin decir nada ya se dice todo. Sinceramente, eres increíble. Creo que nadie nunca en la vida había dedicado tanto tiempo a cuidarme de ese modo, a tratarme como una princesa, a mirarme como me miras.
A respetarme.

Tu sonrisa me dio la vida hace ya un tiempo y tu mirada volcó mi corazón.
Gracias.

3 comentarios:

Dieguillo dijo...

Sí. Todo lo que dices, creo que es fantástico.


Un beso Laura.

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

=0 alguien se enamoro de mi sonrisa =D

Saluditos¡¡¡

La sonrisa de Hiperión dijo...

Llevaba ya tiempo sin pasarme por esta tu casa, pero veo que sigues tan genial como siempre.

Saludos y un beso!

Videos

Loading...