jueves, 18 de marzo de 2010

Dentro y fuera.



A la izquierda.. yo misma. Sí por fuera soy así, o al menos eso parece indicar el retrato, pero.. ¿por dentro? ¿Qué hay dentro?
Te lo diré.
Dentro sólo estás tu. En mi interior no hay nada más que tu. En mi interior hay un cerebro, con neuronas activadas con el estímulo de tu pensamiento, de tu presencia y también de tu ausencia. Es ahí donde la neurona envía información al resto de mi cuerpo, para decirle "ey, él esta ahí, continua" Por ello respiro, corro, salto, hablo, pienso, siento. Porque tu eres el que estimula a mi cuerpo, a mi interior a seguir viviendo, porque no merece la pena otra cosa, sino tu. Eres precursor de mi vida.
Eres el amor de mi vida.
En mi interior tu eres la esencia de todo. Mi corazón late porque la fuerza que me proporcionas es tan grande que no puede parar ese músculo, ese músculo que tanto siente por ti, que vive y se desvive por ti, ese músculo que late con más fuerza al escuchar tu nombre, Gonzalo.
Un músculo que me mantiene en vida, un músculo que si no fuese por ti no respondería. Me das la vida cariño. Me proporcionas todo aquello que necesito, tu presencia, tu amor, tu cariño, tus abrazos, tus besos, tu sonrisa, tu risa, TU.
Gracias por hacerme feliz.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Celia

7:30

Se despierta de la cama con legañas y con la raya de los ojos difuminada porque anoche se le olvidó desmaquillarse. Se da cuenta de que ha dormido con la boca abierta. No hace muchos intentos por levantarse y se da media vuelta. Le ha sonado el despertador pero no se acuerda por qué tenía que madrugar. Anoche celebró algo, ella estaba feliz, hoy pasaba algo importante, pero el alcohol ingerido le ha producido una especie de amnesia y obvia el sonido del despertador para continuar durmiendo.

10:45

Se estira y se restriega sus ojos marrones, ahora esta mas descansada. De repente abre los ojos y mira el reloj, 10:47 ... Se queda pensando, hoy había algo importante y le fastidia no acordarse. La resaca llama a su cabeza alborotada y va a la cocina a tomarse una aspirina, por medio del pasillo los zapatos de anoche, la chaqueta y el bolso. Como al levantarse no había visto su movil en su mesita, imagina que continuará en el bolso o al menos eso espera. Rebusca y en el típico bolsillo interior lo encuentra, apagado... Sin batería. Lo enciende mientras va a la cocina y coje un vaso de agua para su aspirina, al encenderlo le llegan 20 mil mensajes.

El vaso de agua cae al suelo.

11:00

"Celia, donde estas? tq"
"Estas bien? cuando leas este sms hazme una perdida y te llamo besiitos!"

"Celia espero que hayas cogido el tren porque sale ahora"
"Celia me estoy preocupando, no das señales de vida dime algo tq"
"Celia tu movil sigue apagado y el tren ya ha llegado... sin ti..."

11:07

Celia se siente totalmente idiota, a las 9:05 salía su tren, destino su amor, Madrid. Y lo ha perdido por estúpida. No se atreve a hacerle una perdida a Diego porque la llamará y no sabe que decirle, es estúpida, idiota.. todo a perder.
Ahora mismo justo ahora, mientras ella esquiva cristales con sus pies descalzos de ese vaso de cristal roto, ella podría estar abrazándolo.

Maldice todo.

11:25

Recibe un mensaje al movil:
"Celia ve a la estación, acercate a la taquilla nº9 y tienes que decir, mi amor esta lejos hoy"
Ella con cara triste y una mueca que no llega a sonrisa, decide hacerle caso, no le queda otra, ya no pierde nada más.

11:30

Empieza a desmaquillarse, se viste tal y como había pensado ir a verle, peina esos cabellos alborotados y se dispone a salir de casa, de nuevo un mensaje:

"No olvides tu maleta, pequeña!"

Ella sonríe sin entender y coje la maleta que tenía preparada para su viaje, justo en la entrada de la casa.

12:45

Sale de casa con su maleta y sus gafas de sol puestas y se dirige a la estación del Norte - Valencia. Por el camino anda nerviosa, ¿¡Como se le ha podido olvidar?! Idiota... se siente idiota. Se coloca sus cascos con su "All you need is love" y empieza a escuchar mientras tararea y mueve su cabeza.

13:05

Llega a la estación y se dirige a la taquilla nº9 tal y como Diego había dicho, le da vergüenza y se siente un poco idiota - Sí, más aún que antes- pero de igual modo se acerca a la taquilla. Una mujer de pelo recogido y con una edad superior a los 40 años, dice buenos días.
Celia coje aire y dice:
- Mi amor esta lejos hoy.
La mujer sonríe y Celia le devuelve una sonrisa nerviosa.
- Celia, ¿Verdad?
- Sí, sí, soy yo.
- Muy bien, tenga señorita.
La mujer le tiende un sobre morado en el que pone "mi amor esta lejos hoy. Celia."
Celia con cara interrogante se aleja de la taquilla y se sienta en el banco que tenia a su izquierda, siempre le gusta leer las cosas sentada.
En la carta....
"¿Pero que haces sentada? Te parecerá bonito ¿verdad? Te voy a dar...
Escucha preciosa, lo estás haciendo muy bien, sólo tienes que continuar mis indicaciones.
¿De acuerdo? No vale echarse atrás sino, te llamaré cobardica.
Dentro de este sobre hay otro sobre, no lo abras hasta que yo te lo diga.
Ahora sigue mis indicaciones a través de una pista.
Detrás de la taquilla gira hacia la derecha y da tantos pasos en linea recta como la unión de los número de nuestra fecha simplificada, y dí: a mal tiempo buena cara.
Te quiero Celia."
13:12

Celia intrigada y divertida le hace caso, su fecha de inicio era 09/09/09 así que dio 999 pasos hacia la derecha, arrastrando su maleta y donde por sorpresa encuentra una tienda de objetos varios de bajo precio. Se acerca y se pregunta si los habrá dado bien...
Entra y se dirige al mostrador.
-A mal tiempo buena cara. - dice Celia convencida y con una sonrisa.
El hombre con otra sonrisa contesta:
- Tome señorita. - y le tiende un paraguas rojo y un folio, escrito obviamente por la letra del hombre del mostrador.
- Muchas gracias.

Celia sale y se queda en la puerta con su maleta, el paraguas y el folio que le había dado el hombre y empieza a leer:

"Muy bien pequeña, me estás haciendo caso, ¡por fín no tengo que rendirme a tus cabezonerías! que pena que no esté viendo la sonrisa que pones ahora. Espero que estés en la puerta de donde te he dirigido antes, si caminas el número de pasos del día de nuestro primer beso, hacia tu derecha hayarás algo más si dices: Eres tan dulce como un terrón de azúcar. Suerte!
PD: Hoy llueve en Madrid.

Te adoro pequeña."

13:20

Celia intrigada y con una sonrisa más grande que su boca da 28 pasos a su derecha y se encuentra con una pastelería, se dirige a la dependienta y le dice su frase con una sonrisa, la dependienta ríe y le tiende una caja envuelta. Y encima un sobre. Abre la caja y dentro: un zumo, sus galletas favoritas y un bocadillo. Se despide y comienza a leer en la puerta de la pastelería.

"¡Bravo encanto! Lo estás haciendo genial, que orgulloso estoy de ti. Ahora únicamente tienes que ir al establecimiento que está en frente tuyo. ¿Acabas de mirar verdad? Pues dirígete allí y guarda todo aquello que estás consiguiendo, estás llegando a la meta. Te quiero Celia.
PD: ve y dí; "Pues que frío y que silencio, no? (y frotate las manos al decir que frío). "

13:25

Celia se acerca a la tienda y frotándose las manos dice: pues que frío y que silencio, ¿no?.
El hombre riendo le dice, celia ¿ verdad? Ella con una tímida sonrisa asinte y él le tiende una bufanda del color de su cabello y un CD de los Beatles. Ella sonriendo se coloca la bufanda, mete el CD en su discman y entonces el hombre le da un sobre amarillo donde se puede ver en el dorso la frase que ella debía decir incluso con el paréntesis. Y rápidamente lo abre y lo lee.

"Dirijete al anden número 9 dí que eres Celia y te darán lo último que necesitas. Te quiero."

13: 36

Celia corriendo, se dirige al andén mencionado y le dice a la chica que se encuentra en él, Soy Celia. La chica se queda pensativa y después su cerebro recuerda que debía hacer tendiéndole una pequeña almohada, un oso de peluche y un último sobre.
Celia sonriente se lo agradece, se aparta y comienza a leer:
"Bueno pequeña, espero que lleves todo aquello que has conseguido porque lo necesitas. Ahora puedes abrir el primer sobre morado donde encontrarás un billete de tren hacia Madrid. Como sé que con las prisas no has cogido nada para el viaje me he encargado de suministrarte algunos caprichos. En tus manos tendrás una pequeña almohada y un osito para que puedas dormir, si el viaje se te hace pesado podrás escuchar a tu grupo. La comida ya la has mirado, tienes bocadillo, algo para beber y unos pastelitos como postre. Al llegar me encontraras con los brazos abiertos. Colocate la bufanda al salir y abre tu paraguas, porque hoy llueve en Madrid.
Te amo"

13:55

Celia con una sonrisa casi más grande que ella, sonríe coge todas sus cosas se dirige al tren con destino Madrid y pasa su viaje escuchando a sus Beatles, comiendo y durmiendo.

16:22

Al llegar y con unos nervios en el estómago, se coloca su bufanda y sale decidida con una sonrisa buscando una mirada que se cruce con la suya, a los pocos pasos ahí está él, de pie. Tan guapo como siempre lo ha visto, corre, lo abraza y él susurra:

La espera contigo, siempre merece la pena, entonces Celia cree estar en el cielo.


Videos

Loading...