domingo, 7 de noviembre de 2010

352 km lejos de ti


Hoy y muchos más días y noches, tengo ganas de ti.
Me encantaría tenerte aquí, a mi lado. Poder abrazarte. Te añoro.
¡Una barbaridad!
Se me hace pesado cada día si tu no estás a mi lado, y ese es mi pan de cada día. 352km lejos de ti. Un mundo.
Hoy estoy triste porque te echo de menos. Una por más que pase el tiempo no se acostumbra a estas cosas y cada día te echo más de menos. Pero... no es un echar de menos cualquiera, es un echar de menos de que me muero por dentro.

Es una presión constante en mi pecho, un dolor agudo y miles de te quieros, abrazos y besos guardados. Siento que voy a explotar, que si no te veo reviento.
Envidia.
Siento envidia cuando veo a parejas una tarde cualquiera, sentadas en un banco. Y yo mientras... camino sola, de un lado para otro, sabiendo que cuando llegue a mi destino tu no estarás allí esperándome, solo vuelo para llegar pronto a casa y poder escuchar tu voz por teléfono... Y cada día vivo únicamente por esta razón. Por ti.
Por tu voz, tu mirada, tus ojos, tu sonrisa, tu risa.
Se me desboca el pecho y me invaden miles de pensamientos cuando pienso en ti. Es un amor enorme, que jamás había sentido. Eres el amor de mi vida y no sé porqué tenemos que estar tan lejos cuando nos queremos tanto. Es duro, dificil. Lo aguanto por ti. Por qué sé que prefiero vivir sabiendo que te tengo a 352 km a saber que no te tengo, porque de ese modo muero.
Eres mi vida, pequeño tesoro y te quiero.
Te quiero como jamás he querido a alguien en toda mi vida.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Cruz Roja.

Me llamo Laura Chaparro y actualmente estoy trabajando para Cruz Roja captando socios en la calle. Siceramente he de reconocer que es un trabajo que se hace duro y donde la gente muchas veces no te deja tiempo si quiera para expresar lo que esta ONG hace y las ayuda que ofrece. Por lo que muchas veces decimos que somos psicologos de calle porque la gente a veces nos cuenta sus problemas y al menos después marchan con una pequeña sonrisa.

Durante una tarde se preguntas a personas con traje,a gente bien vestida y mi chaleco rojo actua como reflectante y me esquivan.
Ayer, encontré a un hombre, Salva de 38 años.
Salva llevaba un jersey y unos pantalones sucios, al principio pensé en no pararle pero andaba solo y decidí darle algo de conversación.
Le comenté si conocía Cruz Roja, y muy muy por encima lo que Cruz Roja hacía.
Salva me cortó y me dijo que me quería ayudar, que quería ayudar a Cruz Roja.
Me contó que cuando era más joven sus padres lo tiraron de casa. No sabe a penas escribir. Actualmente vive en una calle abandonada, da paseos, y esta buscando trabajo. Mientras tanto está cobrando del paro y le gustaría tener un piso alquilado. A pesar de vivir en una casa abandonada me dijo que el quería donar 10€ al mes y que ojalá pudiese darme más pero que actualmente no podía, que intentaría subirlo. Me lo decía preocupado.
Le comenté que no pasaba nada que 10€ estaban muy bien y que ojalá hubiese más gente como él, que teniendo más daban mucho menos y que muchas ni donaban 6€. El me dijo que no lo entendía, pero que prefería dar ese dinero para una buena causa que así al menos no se lo gastaría en algún vicio.

A continuación se sentó en el banco de al lado a donde yo estaba y de vez en cuando me hacía preguntas sobre Cruz Roja. La verdad es que no olía muy bien y su hindumentaria dejaba claro que hacía días que llevaba la misma ropa, pero Salva, al menos lo poco que podía dar lo dio, para quizás otro que lo necesitará más que él.

Ayer aprendí una gran lección.
Gracias.

martes, 26 de octubre de 2010


¡Me apetece comerte a besos!
fijate tu, que tontería...

domingo, 17 de octubre de 2010

Me apeteces



Hoy es uno de esos tantos días en los que me levanto con ganas de girarme en la cama, que estés a mi lado y poder darte un abrazo.
Hoy te echo muchísimo de menos.
Hoy odio los 352 km que me separan de ti.
Porque tanto ayer, como hoy, como mañana pasará, me apeteces.
Tengo ganas de tenerte al lado, caminar de la mano, mirarte, hablar con nuestras naricillas pegadas y sonreír; y después besarte. Abrazarte, susurrarte que te quiero, que lo eres todo. Decirte que nunca en la vida había sido tan feliz.
En mi mente fluyen los momentos a tu lado, y en todos ellos soy tan inmensamente feliz, que todavía te echo más de menos. Aquel maravilloso día en el que te conocí, aquellos días en los que hiciste excursiones hasta Valencia, y caminar contigo, hablar contigo, reír contigo... Todo es perfecto porque a cada actividad le va seguido la palabra contigo. Momentos felices, en una playa, en castellón, en tu camping, en Port Aventura, en Barcelona...

Cualquier lugar y cualquier momento es un recuerdo bello. Tan bello que no sabría como describir todo lo que siento cuando en ese momento estoy contigo y tampoco soy capaz de describirlo cuando lo recuerdo, porque es tanto que me dejas sin palabras.
Te quiero para el resto de mi vida, sin duda alguna. Por que si, es cierto estas lejos, ahora, pero eso un día cambiará, porque estoy enamoradísima de ti, y como ya te dije un día, no me importa de donde vengas, en que religión creas o cuan lejos estés porque me he enamorado de ti y soy feliz de que tu seas esa personas, porque veo mi vida compartiéndola contigo.
Quiero una vida contigo.
Te quiero muchísimo mi pequeño.
Tengo ganas de verte... sólo quedan 2 semanas, 14 días, 336 horas, da igual como se diga, pero dentro de dos semanas podré abrazarte de nuevo.
Gracias por existir y permanecer en mi vida.
Te quiero Carlos.

martes, 12 de octubre de 2010

Felicidad


Que maravilloso es sentirse feliz.
Y más cuando es a tu lado...

domingo, 3 de octubre de 2010

352

Me separan de ti exactamente 352km.

Y muero por dentro en tu ausencia. Necesito verte, hace tiempo que dejó de ser capricho, hace tiempo que se convirtió en necesidad. Yo veras... te echo de menos. Echo de menos girarme en la cama y verte dormir, echo de menos que me despiertes con un beso. Echo de menos hacerte cosquillas en la cama y que tu intentes chuparme un ojo como te hacia de pequeño tu mama y reírnos a carcajadas. Echo de menos caminar a tu lado, abrazarte, besarte... Echo de menos reír en silencio cuando, al girarme en la cama te veo con la cabeza tapada debajo de la almohada. Echo de menos que a media noche te gires hacia mi lado y me abraces sintiendo el latir de tu corazón en mi espalda. Echo de menos tantas cosas...

NECESITO que seas tu la persona con quien me despierte cada día. Necesito ver tus ojos, contemplar tu sonrisa. Necesito reírme contigo. TE NECESITO A TI a cada segundo de mi vida.

Nunca en la vida me he sentido tan feliz. Nadie nunca me había tratado tan bien a cada momento sin excepción en alguno de ellos. Todo contigo es perfecto. Haces que todo sea perfecto. Nunca había estado tan segura de con quien quiero compartir mi vida y esa persona eres tu.

Te quiero.


lunes, 30 de agosto de 2010

locuras...


Adoro que me den mis locuras y que de un día para otro me vaya a verte.
352km, se hace lo que se puede.
Te echo de menos.. tengo ganas de verte.
Dichosos estudios... trabajo...
Seguimos con lo mismo... otra despedida. Las odio. Quédate conmigo.
Mientras tanto... esperar.
Hasta mi próxima locura...



jueves, 19 de agosto de 2010

RojoArdiente-GrisApagado


A veces, tengo la sensación de que me falta algo, de que me faltas TU. Es horrible. Caminar de un lado a otro y tu no estás a mi lado. Pensar... "si viene lo traeré aquí para que vea esto..."
Ando solitaria por la ciudad o por el pueblo junto a ti en mi pensamiento, y... además el tiempo ha decidido ponerse del color de mi interior que va enlazado entre un rojo ardiente y un gris apagado. El rojo, es muy rojo y esta siempre presente. El gris apagado va y viene como la corriente y en ocasiones como esta, permanece hasta volver a verte.
Digamos que el cielo representa ahora mismo lo que siento. Gris, lluvioso.
Te echo de menos.
Además en estos días todavía me apetece mucho más estar a tu lado, juntos, abrazados y escuchar la lluvia de fondo mientras que vemos una película, tapados en un sofá. Tengo ganas de que llegue el invierno y poder verte y abrazarte, tengo ganas de que pase este año, tengo ganas de ese proyecto, tengo ganas de...
Hoy me he levantado con ganas de ti.

miércoles, 18 de agosto de 2010

A veces,

A veces, crees tener todo en la vida claro, y un día de repente todo cambia y no sabes realmente porqué, ni cómo y piensas, que tal y como estabas, estabas bien... pero... va pasando el tiempo y vas intentando que los pájaros de tu cabeza se calmen y vuelva cada uno a su lugar y dejen de revolotear, hasta que un día lo consigues o al menos parcialmente. Tomas decisiones que quizás puedan herir a alguien pero... pero es tu vida y debes hacer lo que realmente quieres hacer. Pensé en que vida solo tengo esta y debía hacer lo que realmente quería y si no estaba segura de lo que estaba haciendo dejarlo, aclararme y continuar con otras cosas.
A veces una decisión te cambia la vida.
Mi caso.
Es duro porque por un lado la decisión puede afectar a alguien y con ser un poco de persona te sientes mal por ello. Pero por otro lado tienes tu decisión que si la has tomado es por algo y te hace feliz.
Ultimamente estoy feliz, ilusionada diría, con proyectos y cosas en mente. Tengo ganas de salir de aquí. Tengo ganas de viajar. Últimamente no paro. Pero viajar a un lugar donde nadie me conozca y empezar una nueva vida con una persona increíble. Una persona que no decidí conocer y que no decidí sentir esto, pero fue así de repente apareció como de la nada y cada día lograba que fuera más feliz. Y lo sigue haciendo. Algún día os iré hablando más de esta persona, pero con más tiempo. Más adelante porque todavía es pronto para decir nada.


Mientras tanto solo me queda sentarme y esperar... esperar a que vaya pasando este curso nuevo y empezar un proyecto juntos.

Tengo ganas de que todo salga bien.

(En la foto él, ayer, se fue de nuevo...)

viernes, 6 de agosto de 2010

20

A veces cuando menos te lo esperas, un día insospechado nace un pequeño ser que ilumina tu vida, te llena y te hace feliz. Se va haciendo mayor, empieza a cojer las cosas, a tirarlas, lo empieza a morder todo porque le salen sus primeros dientes, llora, ríe, balbucea... comienza a hablar, a andar, se intenta quitar el chupete, el pañal. Va creciendo. Va a la guardería y/o preescolar, aprende a escribir, a leer. Empieza a leer todos los carteles que se encuentra. Juega, hace amigos. Se cae, se hace heridas, llora, luego las próximas ya no, porque se está haciendo mayor y ya presenta con orgullo sus heridas de guerra.
Comienza primaria, hace los deberes, juega en el parque, comienza a tener ciertos amigos más cercanos, tiene los primeros exámenes, estudia, aprende. Sigue creciendo, cambia de estilos, le gusta alguna chica, acaba primaria a hecho buenos amigos, sigue con su balón en los pies y pasa al instituto. Oh! el instituto! Impone... luego se da cuenta de que no es para tanto, más asignaturas y algo más de responsabilidad acorde poco a poco con la edad. Sigue hacendo sus deberes, divirtiéndose, con su balón en los pies, yendo desde épocas anteriores a entrenar por las tardes y los que no a jugar al parque. Exámenes, travesuras, chicas. Se hace un adolescente. Hace bachiller o no. Lo empieza. Primero. Lo acaba pronto. Sigue con su balón, de fiesta, amigos/as. Cumple 18. Esa pequeña criatura se hace un adulto. ¿Quien iba a decir que el tiempo pasase tan rápido, verdad? Realmente sigue igual, la misma carita. Y se presenta a la prueba de acceso para un ciclo superior. Lo aprueba y se mete. Sigue con sus fútbol que lo ha acompañado toda la vida y llega un día en el que cumple 20 años. Ese día es hoy, 6 de Agosto de 2010, cumples 20 años y te he acompañado un año de tu vida, muchos otros han vivido contigo en el pasado, algunos se quedaron atrás, otros los sigues teniendo, a muchos otros nos tendrás.
Hoy cumples 20 años, la edad en la que hace tiempo que ya sabes afeitarte, no es tu caso, todavía no te ha salido barba. O la edad en la que siendo un chico se tienen pelos en el pecho o incluso en la espalda. No es tu caso. Una edad con nuevos dígitos. ¿Recuerdas cuando pasaste de los 9 a los 10? Wauuu ya pasabas a dos números, empezabas con el 1 y ahora ya viene el 2, han pasado 10 años desde eso, y los que quedan por venir.
20 años... una edad joven en la que te acercas a hacer lo que realmente quieres, a lo que te quieres dedicar, a vivir con locuras. a decidir con que personas quieres estar, como quieres disfrutar de tu vida, con tus propias decisiones, una edad en la que empieza otra etapa.
Espero que hoy hayas tenido un feliz día y espero que seas feliz el resto de tu vida.

Felicidades Carlos.

miércoles, 21 de julio de 2010

A cachos.


- Estoy harta de despedirme de ti. - Te dije con voz entristecedora. No aguanto verte a momentos, ratos, épocas, saber de ti a cachos, despedirme de ti constantemente... es un sin vivir.
Yo así me muero.
Tengo ganas de ti constantemente, en el momento que tus manos y las mías se separan se me vuelve a caer el mundo. Y se cae de tal forma que arranca el corazón de mi pecho y lo hace trizas. Y tengo que chillarte mientras me subo al tren un "te quiero" y que sonrías y me digas "yo también". Y de nuevo otra despedida y un hasta pronto que resuena en mi interior.
Quiero vivir cada momento contigo y no a ratos. Se hacen tan duras las partidas... Jamás me he despedido de alguien tantas veces y jamás he soñado con ver a alguien tantas veces.
Eres un sueño y adoro que se me este haciendo realidad aunque de momento deba ser a cachos.


martes, 20 de julio de 2010

Salir.

Día fantástico.
Desconectar.
Sol, playa, olas.. todo genial

Tomo el tren con ganas e ilusión y mi mochila de playa. Toalla, bocatas, agua, música, algo para picotear y un libro. Viaje de una hora que la verdad se me ha hecho muuuy largo. Creo que se debía a las ganas de llegar.
Una gran persona me esperaba en su coche después de tanto sin vernos y nos hemos dirigido a nuestro destino de hoy: Playa.
Después de agua, sol, agua, sol, agua y sol, sol y agua. Comida, paseo por la orilla y algo que me ha parecido genial subir a las rocas y quedarnos a mirar el mar. Que tranquilidad me daba ese azul, y que fuerza me daba cuando las olas impactaban contra las rocas y mojaban mis pies con gotitas.
Merienda con napolitanas de chocolate, tarta de manzana y batido de cacao con cereales (marca puleva muy bueno por cierto). Merendar en el coche con música que me gusta y reír.
Hasta mi partida...

Pero pronto repetiré tren.
Sigo con ganas de salir.

lunes, 19 de julio de 2010

¿Sabeis?

¿Sabéis?
Tengo tantas cosas que contaros que no sé como empezar.
No sé que le ocurre a mi vida, todo esta desordenado en mi interior.
Me siento mal por si hago daño a alguien pero también me duele que dicha persona parezca que pase. Creo que ya no lee esto pero de igual modo yo necesito expulsarlo así que lo siento si a alguien le afecta pero es lo que opino y pienso y necesito escribirlo.

Me apetece muchísimo perderme por ahí en un sitio donde nadie me conozca y se que echaré de menos muchas cosas pero eso es algo que ya se verá. De momento me apetece escaparme aunque sea sólo un día. Cojer un tren e irme.
Me apetece viajar en tren.
¿Y sabéis una cosa?
Mañana empiezo. Destino: castellon.
Mañana pasaré allí el día intentare hacer alguna foto y por la noche os contaré.
Por cierto no mencioné en la última entrada que...
SOMOS CAMPEONES DEL MUNDO.
Así que tras gran ilusión y entretenimiento se nos acabó el mundial al menos con un maravilloso resultado. Campeones.
En fin, ya os cuento. Hoy he pensado muchas cosas y creo que otras personas no piensan en ello tanto como yo.
En la ultima entrada del blog no quise poner nada del mundial porque consideraba dejar bonita la entrada. Pero dado que no he recibido noticias.. pues nada.
Que paséis buen día mañana.
Ya os cuento :)

Opinar me da la libertad de escribir y hoy como muchas otras veces escribo lo que opino.
Mi vida es un caos y nadie ayuda a remediarlo pero poco a poco lo voy intentando. Algunas cosas me duele pero como alguien me dijo... ha sido mi decisión.

jueves, 15 de julio de 2010

Playa

En la playa, tu.. yo...
un beso..
la arena,
el mar...
... un recuerdo...
Nuestro primer beso.

martes, 15 de junio de 2010

Y...?

¿Y por qué será que te echo tanto de menos?
Pasar por cualquier lugar donde he estado contigo y recordar el momento con una sonrisa. Sonrisa de... ¿enamorada? Puede ser...
¿Y por qué será que te quiero tanto?
Mi niño, mi pequeño, mi tesoro más preciado.

Lo mejor de mi vida.
Mi alegria.
Mi sonrisa.
Mi absoluta y más sincera felicidad.

viernes, 11 de junio de 2010

Bajo mis cascos, mi cabeza.
Bajo mi vista, ejercicios de estadística.
Bajo mi pecho, mi corazón.
Dentro de él, .

Una vez más y no me canso, Te amo.

sábado, 5 de junio de 2010

- Perdona, ¿tienes fuego?
+ Sí, claro, ten.
- Gracias - sonrió él.
+ De nada - le devolvió la sonrisa.
[...]
- Pero... ¿Como que una chica tan guapa fuma?
+ No fumo, solo tengo el mechero por si me pide fuego, un chico tan guapo como tu.

sábado, 29 de mayo de 2010

+ ¿Un cenicero? - No, no fumará hoy.

Andaba descalza, contoneando su figura por las calles tristes de Nueva York.
Pantalones por la cintura, camiseta de tirantes ajustada, zapatos en mano, carmín rojo en los labios, pestañas extra largas, melena castaña al viento y ojos verdes penetrantes.
La noche de fiesta había acabado, se disponía a volver a casa tal como iba, descalza, tenía los pies molidos y no podía más con sus tacones. Acostumbrada al zapato plano aquello era un suicidio.
Rebuscaba entre su bolso rojo su paquete de cigarrillos, fumaba poco pero le gustaba fumar a solas, pensaba que le hacía sexy.
Ya había amanecido y por mucho que podais pensar de Nueva York ese amanecer era totalmente solitario, de repente una voz...
- No me gusta que fumes...
+ ¿Quién eres?
- Un chico.
+ ¡Genial! Si no me lo llegas a decir no lo hubiese sabido nunca.
- Que graciosa, ¿siempre eres así?
+ Sólo con algunos chicos. - ella sonríe a él le tiemblan las piernas.
- Ya entiendo... Bueno no te molesto más.
+ No, no me molestas, caminaba solitaria por las grandes calles de esta gran ciudad y me apetecía hablar con alguien, el camino a casa era demasiado largo...
- Si quieres, te acompaño a casa...
+ No suelo irme con desconocidos pero en fin, me has caído bien, haremos una excepción.
- Genial.

Anduvieron un buen rato sin a penas mediar mucha palabra, era guapo, pensó Clara. Sí, guapo, simpático y su mirada le daba aires de inteligente. Llevaba la corbata casi deshecha y un par de botones de la camisa desabrochados. Clara podía contemplar su piel bronceada. El sol, el verano.. el alcohol ingerido quizás estaban haciendo efecto ahora.
El caminaba cerca de ella respetando las distancias.
Ella pensaba que porque no se acercaba más. Tenía ganas de besarlo.
Caminaba distraido, hasta que de repente se paró.
- Bien, ya hemos llegado.
+ ¿Cómo que ya hemos llegado? Todavía quedan unos 20 minutos andando hacía mi casa.
- ¡Esta es mi cafetería favorita! ¡Hacen un batido de cacao impresionante! Desayunemos, yo invito.
+ Pero.. pero...
- Pero nada, te sentará bien.

Se sentaron en una mesa para dos, ella se colocó dolorida sus zapatos. Una señorita rubia de cabello largo muy guapa les atendió.
* ¿Que desean tomar? - preguntó la señorita rubia, muy educadamente.
- Dos batidos de cacao.
* ¿Eso es todo?
+ Mmm ¿puedes traer un cenicero?
* Sí, en seguida se lo traigo - contestó la señorita rubia con una sonrisa.
- No, no lo traiga no será necesario, no va a fumar.
La señorita rubia con cara de no saber que hacer finalmente dijo:
* Bueno.. ¿eso es todo?
- Sí, gracias. - Contestó él.

Cuando la camarera se marchó....
+ ¡Cómo te atreves a negar el cenicero! ¡Lo necesitaba! ¡Ahora no puedo fumar!
- Ves, se lo he dicho, que finalmente no fumarías.
+ Creo que te odio.- contestó Clara.
- Eso, dímelo después de haberte bebido el batido, después de haberte comprado una rosa en la floristería que hace esquina cerca de tu casa, y después de acompañarte a tu portal, besarte y desearte dulces sueños en una mañana de Domingo donde el sol ha salido porque tu estás en el mundo.
Ella sorprendida por todo aquello...
+ Pero.. pero.. ¿Cómo sabes que cerca de mi casa hay una floristería?
Ella hablaba nerviosa, voz entre cortada, lo miraba a los ojos con vergüenza no sabía por qué ya no pensaba en que le odiaba, ni si quiera tenía ganas de fumar.
- Pues... me enamoré de ti el día que me crucé contigo y mirando a una hermosa flor chocaste conmigo, tus ojos verdes y tu sonrisa produjeron una reacción química inigualable y maravillosa. Me giré para verte y vi como entrabas en tu portal... ese día te juré amor eterno.
+ ¿Puedo hacerte una pregunta?
- Sí, claro...
+ ¿Puedo cambiar el orden de lo dicho anteriormente, hasta llegar a mi portal?
- Mm si, claro - contestó él sin saber ciertamente a que se refería.
+ Bésame.

martes, 25 de mayo de 2010

De nuevo me encuentro aquí frente a esta pantalla, mientras mi mente lucha por centrarse en los temarios de la universidad y la otra mitad lucha pensando en ti.
¿Quien ha ganado?
Obviamente, escribo esto porque me es inevitable no pensar en ti a cada segundo, cada minuto... o sea que sabes la respuesta...

Te quiero muchísimo.

jueves, 20 de mayo de 2010

He descubierto


He descubierto que...
el problema...

Soy yo...

lunes, 17 de mayo de 2010



Creo que no se pueden sentir más mariposas o lo que realmente sean, sólo sé que me muero por verte, por besarte, abrazarte, mirarte a los ojos y perderme en tu mirada. Sentirte cerca.

Tenerte conmigo.

Sólo quiero eso, solo deseo eso.
Sólo TU.

Me atrevo a todo si tu eres el motivo.
Te quiero tanto..

martes, 11 de mayo de 2010


Hoy no me apetece llevar la vida que llevo y por muy caprichoso que pueda parecer, es cierto.

viernes, 7 de mayo de 2010

Para siempre...

Sin más miramiento cogió su moto roja y se marcó un destino. Su destino era él. Hacía tiempo que no se veían y ella no aguantaba más hoy era el día y punto, no habían motivos, ni explicaciones, simplemente hoy tenían que verse o ella se moría.
Se puso sus vaqueros ceñidos, una camiseta con un dibujo de una superheroina y su sudadera preferida. Cogió sus gafas de sol, su casco y uno para él. Fue al garaje y arrancó su bala roja.
Después se dirijo a su destino, el tiempo parecía pasar y no se acercaba, cada 10 metros un semáforo en rojo la paraba.
Al cabo de un rato llegó, aparcó la moto y él con sus pequeños rizos al sol la esperaba, se quito el casco, alborotó su melena rubia y lo abrazó. Se besaron y se sonrieron.
Entonces ella dijo:
+ ¿Donde quieres ir?
- Contigo donde sea - contestó él.
Ella derretida por dentro sacó el casco que le había guardado y le dijo sube.
Él pensativo pero confiado, subió con una sonrisa y cara de curiosidad. Una vez en marcha él pregunto:
- ¿Donde vamos?
+ Donde sea.
Ambos sonrieron. Ella seguía con la mirada en la carretera. Él se preguntaba donde lo llevaría.
Ella sonreía a sus adentros, desde el momento en el que había formulado la pregunta, ¿donde quieres ir?, ella ya sabía lo que él contestaría por lo que su plan salía a pedir de boca.
Lo llevó a una playa, donde sólo estaban ellos dos. Una pequeño cenador de tela blanca con iluminación cálida por velas semi cubiertas y algunas lámparas decorativas que emitían una luz anaranjada que daba al lugar sensación de paz. Bajo el cenador, una mesa preparada y dos camareros trajeados con su típica servilleta de tela blanca sobre el brazo doblado.
Muy cerca una pequeña orquesta que acababa de poner su punto mágico al lugar en el que se encontraban.
Él sorprendido, perplejo, ella sonreía satisfecha.
Aparcó la moto y de la mano y los pies descalzos anduvieron por la arena hasta llegar a ese bonito lugar.
Él la besó sin saber articular palabra, no se lo esperaba, no sabía porque.
Alrededor del cenador mil fotos suyas, con sonrisas, con lenguas fuera, haciendo el tonto, bonitas, besándose, momentos alucinantes, increíbles, momentos de sus vidas que ya habían pasado, que habían pasado juntos.
Ella dijo:
+ Siéntate cariño, vamos a cenar. -Él se sentó, su cara de atónito y con mil preguntas en su cabeza se hacía notar.
Durante la cena conversaron, rieron, se besaron, jugaban con los pies y la arena y se cogían de la mano. Una velada más que preciosa, pero él continuaba preguntándose por que. Así que finalmente le preguntó:
- Cariño, ¿Y esto? ¿A que se debe?
Ella con su sonrisa en los labios le dijo:
+ Por que te lo mereces mi amor.
- Pero.. ¿por que?
+ Por ser lo mejor de mi vida, por ser la luz de mis ojos, por serlo todo.
Él a cada palabra sentía más ganas de abrazarle y sentirla tan fuerte que quería unirse a ella para siempre.
- Yo también te quiero mi vida, dijo él.
+ Cariño, yo no sólo te quiero, sino que... que te amo.
Y ella como siempre había sido muy atípica y muy espontánea, Se acercó a su silla y de rodillas y cogiéndole una mano le dijo:
+ Quiero pasar el resto de mi vida a tu lado, sé que no puedo vivir sin ti y eres lo mejor que he conocido nunca. ¿Quieres casarte conmigo, cariño? ¿Quieres pasar el resto de tu vida a mi lado, tesoro?
Y él con lágrimas de emoción en los ojos contestó:
- Claro que quiero cariño, claro que quiero, sin duda eres la chica más maravillosa del mundo.

Esa noche se besaron más fuerte que nunca, esa noche se convirtieron en uno, para siempre...

lunes, 12 de abril de 2010

16

El pequeño de la casa, mi hermano, que ya no parece tan pequeño, ayer hizo sus 16 años.
Y aunque hablemos poco muy poco, porque él es así, yo le quiero y de algún modo quiero que quede en algún lugar para que un día quizás lejano recordemos que él con sus 16 recien cumplidos y yo con mis 18, dediqué un pequeño tiempo para escribirle que me tendrá para siempre.

Lucha por aquello que quieres, lo conseguirás, yo confio en ti.
Te quiero aunque pocas veces lo digamos.

jueves, 18 de marzo de 2010

Dentro y fuera.



A la izquierda.. yo misma. Sí por fuera soy así, o al menos eso parece indicar el retrato, pero.. ¿por dentro? ¿Qué hay dentro?
Te lo diré.
Dentro sólo estás tu. En mi interior no hay nada más que tu. En mi interior hay un cerebro, con neuronas activadas con el estímulo de tu pensamiento, de tu presencia y también de tu ausencia. Es ahí donde la neurona envía información al resto de mi cuerpo, para decirle "ey, él esta ahí, continua" Por ello respiro, corro, salto, hablo, pienso, siento. Porque tu eres el que estimula a mi cuerpo, a mi interior a seguir viviendo, porque no merece la pena otra cosa, sino tu. Eres precursor de mi vida.
Eres el amor de mi vida.
En mi interior tu eres la esencia de todo. Mi corazón late porque la fuerza que me proporcionas es tan grande que no puede parar ese músculo, ese músculo que tanto siente por ti, que vive y se desvive por ti, ese músculo que late con más fuerza al escuchar tu nombre, Gonzalo.
Un músculo que me mantiene en vida, un músculo que si no fuese por ti no respondería. Me das la vida cariño. Me proporcionas todo aquello que necesito, tu presencia, tu amor, tu cariño, tus abrazos, tus besos, tu sonrisa, tu risa, TU.
Gracias por hacerme feliz.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Celia

7:30

Se despierta de la cama con legañas y con la raya de los ojos difuminada porque anoche se le olvidó desmaquillarse. Se da cuenta de que ha dormido con la boca abierta. No hace muchos intentos por levantarse y se da media vuelta. Le ha sonado el despertador pero no se acuerda por qué tenía que madrugar. Anoche celebró algo, ella estaba feliz, hoy pasaba algo importante, pero el alcohol ingerido le ha producido una especie de amnesia y obvia el sonido del despertador para continuar durmiendo.

10:45

Se estira y se restriega sus ojos marrones, ahora esta mas descansada. De repente abre los ojos y mira el reloj, 10:47 ... Se queda pensando, hoy había algo importante y le fastidia no acordarse. La resaca llama a su cabeza alborotada y va a la cocina a tomarse una aspirina, por medio del pasillo los zapatos de anoche, la chaqueta y el bolso. Como al levantarse no había visto su movil en su mesita, imagina que continuará en el bolso o al menos eso espera. Rebusca y en el típico bolsillo interior lo encuentra, apagado... Sin batería. Lo enciende mientras va a la cocina y coje un vaso de agua para su aspirina, al encenderlo le llegan 20 mil mensajes.

El vaso de agua cae al suelo.

11:00

"Celia, donde estas? tq"
"Estas bien? cuando leas este sms hazme una perdida y te llamo besiitos!"

"Celia espero que hayas cogido el tren porque sale ahora"
"Celia me estoy preocupando, no das señales de vida dime algo tq"
"Celia tu movil sigue apagado y el tren ya ha llegado... sin ti..."

11:07

Celia se siente totalmente idiota, a las 9:05 salía su tren, destino su amor, Madrid. Y lo ha perdido por estúpida. No se atreve a hacerle una perdida a Diego porque la llamará y no sabe que decirle, es estúpida, idiota.. todo a perder.
Ahora mismo justo ahora, mientras ella esquiva cristales con sus pies descalzos de ese vaso de cristal roto, ella podría estar abrazándolo.

Maldice todo.

11:25

Recibe un mensaje al movil:
"Celia ve a la estación, acercate a la taquilla nº9 y tienes que decir, mi amor esta lejos hoy"
Ella con cara triste y una mueca que no llega a sonrisa, decide hacerle caso, no le queda otra, ya no pierde nada más.

11:30

Empieza a desmaquillarse, se viste tal y como había pensado ir a verle, peina esos cabellos alborotados y se dispone a salir de casa, de nuevo un mensaje:

"No olvides tu maleta, pequeña!"

Ella sonríe sin entender y coje la maleta que tenía preparada para su viaje, justo en la entrada de la casa.

12:45

Sale de casa con su maleta y sus gafas de sol puestas y se dirige a la estación del Norte - Valencia. Por el camino anda nerviosa, ¿¡Como se le ha podido olvidar?! Idiota... se siente idiota. Se coloca sus cascos con su "All you need is love" y empieza a escuchar mientras tararea y mueve su cabeza.

13:05

Llega a la estación y se dirige a la taquilla nº9 tal y como Diego había dicho, le da vergüenza y se siente un poco idiota - Sí, más aún que antes- pero de igual modo se acerca a la taquilla. Una mujer de pelo recogido y con una edad superior a los 40 años, dice buenos días.
Celia coje aire y dice:
- Mi amor esta lejos hoy.
La mujer sonríe y Celia le devuelve una sonrisa nerviosa.
- Celia, ¿Verdad?
- Sí, sí, soy yo.
- Muy bien, tenga señorita.
La mujer le tiende un sobre morado en el que pone "mi amor esta lejos hoy. Celia."
Celia con cara interrogante se aleja de la taquilla y se sienta en el banco que tenia a su izquierda, siempre le gusta leer las cosas sentada.
En la carta....
"¿Pero que haces sentada? Te parecerá bonito ¿verdad? Te voy a dar...
Escucha preciosa, lo estás haciendo muy bien, sólo tienes que continuar mis indicaciones.
¿De acuerdo? No vale echarse atrás sino, te llamaré cobardica.
Dentro de este sobre hay otro sobre, no lo abras hasta que yo te lo diga.
Ahora sigue mis indicaciones a través de una pista.
Detrás de la taquilla gira hacia la derecha y da tantos pasos en linea recta como la unión de los número de nuestra fecha simplificada, y dí: a mal tiempo buena cara.
Te quiero Celia."
13:12

Celia intrigada y divertida le hace caso, su fecha de inicio era 09/09/09 así que dio 999 pasos hacia la derecha, arrastrando su maleta y donde por sorpresa encuentra una tienda de objetos varios de bajo precio. Se acerca y se pregunta si los habrá dado bien...
Entra y se dirige al mostrador.
-A mal tiempo buena cara. - dice Celia convencida y con una sonrisa.
El hombre con otra sonrisa contesta:
- Tome señorita. - y le tiende un paraguas rojo y un folio, escrito obviamente por la letra del hombre del mostrador.
- Muchas gracias.

Celia sale y se queda en la puerta con su maleta, el paraguas y el folio que le había dado el hombre y empieza a leer:

"Muy bien pequeña, me estás haciendo caso, ¡por fín no tengo que rendirme a tus cabezonerías! que pena que no esté viendo la sonrisa que pones ahora. Espero que estés en la puerta de donde te he dirigido antes, si caminas el número de pasos del día de nuestro primer beso, hacia tu derecha hayarás algo más si dices: Eres tan dulce como un terrón de azúcar. Suerte!
PD: Hoy llueve en Madrid.

Te adoro pequeña."

13:20

Celia intrigada y con una sonrisa más grande que su boca da 28 pasos a su derecha y se encuentra con una pastelería, se dirige a la dependienta y le dice su frase con una sonrisa, la dependienta ríe y le tiende una caja envuelta. Y encima un sobre. Abre la caja y dentro: un zumo, sus galletas favoritas y un bocadillo. Se despide y comienza a leer en la puerta de la pastelería.

"¡Bravo encanto! Lo estás haciendo genial, que orgulloso estoy de ti. Ahora únicamente tienes que ir al establecimiento que está en frente tuyo. ¿Acabas de mirar verdad? Pues dirígete allí y guarda todo aquello que estás consiguiendo, estás llegando a la meta. Te quiero Celia.
PD: ve y dí; "Pues que frío y que silencio, no? (y frotate las manos al decir que frío). "

13:25

Celia se acerca a la tienda y frotándose las manos dice: pues que frío y que silencio, ¿no?.
El hombre riendo le dice, celia ¿ verdad? Ella con una tímida sonrisa asinte y él le tiende una bufanda del color de su cabello y un CD de los Beatles. Ella sonriendo se coloca la bufanda, mete el CD en su discman y entonces el hombre le da un sobre amarillo donde se puede ver en el dorso la frase que ella debía decir incluso con el paréntesis. Y rápidamente lo abre y lo lee.

"Dirijete al anden número 9 dí que eres Celia y te darán lo último que necesitas. Te quiero."

13: 36

Celia corriendo, se dirige al andén mencionado y le dice a la chica que se encuentra en él, Soy Celia. La chica se queda pensativa y después su cerebro recuerda que debía hacer tendiéndole una pequeña almohada, un oso de peluche y un último sobre.
Celia sonriente se lo agradece, se aparta y comienza a leer:
"Bueno pequeña, espero que lleves todo aquello que has conseguido porque lo necesitas. Ahora puedes abrir el primer sobre morado donde encontrarás un billete de tren hacia Madrid. Como sé que con las prisas no has cogido nada para el viaje me he encargado de suministrarte algunos caprichos. En tus manos tendrás una pequeña almohada y un osito para que puedas dormir, si el viaje se te hace pesado podrás escuchar a tu grupo. La comida ya la has mirado, tienes bocadillo, algo para beber y unos pastelitos como postre. Al llegar me encontraras con los brazos abiertos. Colocate la bufanda al salir y abre tu paraguas, porque hoy llueve en Madrid.
Te amo"

13:55

Celia con una sonrisa casi más grande que ella, sonríe coge todas sus cosas se dirige al tren con destino Madrid y pasa su viaje escuchando a sus Beatles, comiendo y durmiendo.

16:22

Al llegar y con unos nervios en el estómago, se coloca su bufanda y sale decidida con una sonrisa buscando una mirada que se cruce con la suya, a los pocos pasos ahí está él, de pie. Tan guapo como siempre lo ha visto, corre, lo abraza y él susurra:

La espera contigo, siempre merece la pena, entonces Celia cree estar en el cielo.


domingo, 21 de febrero de 2010

Tipico idiota, guaperas

Cogí el tren de la mañana, llevaba la bolsa de deporte con ropa, y mi bolso con movil, cartera, llaves y demás cosas que a veces son precisas en un momento dado y necesitas tener a mano.
Pantalón corto vaquero, camiseta blanca y chaleco negro. Gafas de sol, melena rubia al viento. Cálido y bonito día de verano.
Pregunto el tren con mi destino.
"En ese anden de ahí señorita"
-Gracias muy amable.
A algo más de una hora me encontraba de mi destino. Subí al tren y busqué sitio. Al lado de la ventana. Perfecto. Encendí el movil, me puse los cascos y empecé a escuchar la radio.
Una hora más tarde, una llamada. La cojí.
-¿Sí? Dime.
- ¡Hola! ¡te queda mucho?
- Pues verás.. creo que unas 3 paradas.
- De acuerdo, ¡ahora vamos a por ti!
Y continué escuchando música hasta llegar. Nada más pisar tierra, fui en dirección opuesta a donde debía ir. Finalmente me encuentro y me recojen. Subo al coche. Charlamos, bajamos. Piscina.Nos cambiamos. Comemos, hablamos. Bici. Llegamos a un nuevo destino, muy próximo al anterior. Todo iba bien. Presentaciones, sonrisas, pequeñas charlas. Yo escuchaba atenta y reia cuando algo me hacía gracia.
- No chilleis que él esta durmiendo. - dijo alguien.
Todos seguimos igual pero con menos escándalo.

Entonces...
Entonces apareció él y el tiempo se detuvo. Mi corazón latía más deprisa, yo no me lo explicaba, pero simplemente lo observaba.
Aparecía de esa caravana, restregándose los ojos, ojos que después de quitarse las manos de la cara descubrí que con ayuda del sol, tenía unos ojos azules preciosos que contrastaban con su piel bronceada, y un pelo despeinado castaño. Sin camiseta y unos pantalones cortos de su equipo favorito. Yo me quedé sin habla.
Él me miró porque un chico nos presentó. Yo me levanté de la silla, pero él no hizo ningún movimiento de acercamiento. Levantó la mano a modo de saludo. Y yo contesté con un "Hola"y me senté de nuevo. Yo no quería parar de mirarle, me sorprendió su belleza, nunca había visto algo tan dulce.
Pero conforme fue hablando a media tarde me di cuenta de que perdía el encanto. La boca le perdía. Pensé; "es el típico gracioso idiota sin sentimientos" y me quedé con eso.
Antes de que se marchara, me giré, no podía dejar que se marchara sin volver a ver sus ojos, le vi y lo último que le dije, fue un adiós. Sabía que a la noche lo vería. Conservé la imagen a camara lenta de su bajada de la caravana y el restriego de sus preciosos ojos.
Bicis y de nuevo al primer lugar de llegada.
-¿Qué te ha parecido?
- Es guapo, es guapo.
Risas.
Cena, ducha, arreglarse. Esperamos al vecino. Subimos al coche y llegamos al lugar de encuentro. Media hora de reloj para esperarlo a él. Como odio que la gente no esté a la hora...
Lo esperamos, tras su llegada y cachondeos por su tardanza, nos marchamos al paseo que conduce a la playa.
Botellon. No bebo. Ponme un hielo, sujetame esto, ¿ese es mi bolso? Un chico me hace caso y comenzamos a hablar. Él no me mira. No me hace caso, tal y como solamente con verlo, ya había imaginado. Me rio de las tonterias que algunos dicen por el alcohol. Él va de aquí para allá, pero nunca se queda aquí. Después vamos todos andando, donde estan las discotecas.
Pasan tres chicas, una de ellas rellenita.
-Bombon, caramelo! eso es lo que tienes que dejar de comer, so gorda - le dice él y otro.
Risas del resto.
Y en mi mente lo pensado al principio. "Tipico idiota, tipico guaperas que va de listo".
Llegamos.
Entramos.
- Cuidamela bien eeh! - le dicen.
- Sí, no te preocupes. - contesta él.
A los 5 min ya me ha perdido de vista, rectifico, yo a él. Abandono en mitad de la disco, afortunadamente un chico del grupo se queda conmigo, después de 5min salimos. Nos sentamos todos.

Se sienta a mi lado. A mi derecha. Lo recuerdo. Un idiota se sienta a mi izquierda, pretende algo, finalmente se marcha, no le hago caso, yo lo miro a él. Me doy cuenta de que sus ojos realmente son verdes. Sus ojos son preciosos, pero lo tengo muy cerca y no me atrevo a mirarlo. Miro casi constantemente para abajo y sólo lo miro a la cara cuando alejo un poco la mia. Charlamos. Descubro que no es tal y como yo pensaba. Es dulce y parece buen chico, desde ese momento no se separa de mi en ningun momento de la noche. Me acompaña donde hubiese tenido que ir sola y me lleva en coche, cuando hubiese tenido que ir andando. Finalmente, después de toda la noche, se hace de día. He pasado una noche estupenda. Tan atento... me intriga.

De madrugada, vamos todos en coche, mientras varios desayunan, hay risas. Me rio mucho. No los conozco a penas y me tratan muy bien.
Tras una gracia sugiere que me quede. Yo rio y el resto también.
Vamos todos a la playa. El agua esta un poco fría, pero nos metemos igual. Al principio estamos todos, después quedamos los dos dentro. Hablamos de deporte. Pretemporadas y poco más. Le pregunto que como hablaremos y contesta que por messenger, pero ninguno de los dos se lo pide al otro. Nos separan unos tres metros.
- ¿Salimos? tengo frío.. - pregunta él.
- Sí, claro, como quieras.


Dejo un espacio en mi toalla, dado que la suya está ocupada, pero no viene, se mete en un espacio imposible y provoca que otro se ponga en la mía.
"Será idiota." - pienso...
Saco la cámara. Yo a su lado.
Nos tumbamos, estamos boca-abajo, esta vez de nuevo a mi derecha. Me quita la funda de la cámara. No me la da.
- Si te doy un beso, ¿me la darás?
- ¡Claro!
Primer beso que le doy, tan tonta no soy... No puedo dejar de mirarlo, es lo más bonito que jamás había visto.
A todo esto se hacen las 9 de la mañana, por si lo habían olvidado, no, todavía no hemos dormido. Ahora a la piscina.
Me ahoga. Yo no toco suelo. Me engancho en su espalda. Suave. Tras estar un rato. Salimos. Él tiene frío. Tapado hasta el cuello con la toalla, le sonrío. Mi tumbona esta en el sol, él en la sombra, le digo que si tiene frío que ponga su tumbona en el sol, pero él no entiende mi indirecta.
Sugieren comer algo en una mesa del bar.
Me levanto, me acerco a él, lo tapo bien y le beso la frente y le digo que le faltaba el beso de buenas noches.
Después, se sienta a mi lado. No quiero irme. No sé porqué pero me apetece estar con él.
Apoya los codos en la mesa y yo me echo hacia atrás. Le acaricio la espalda a la vez que él acaricia mi pierna izquierda. Sigo pensando que no quiero marcharme pero el tiempo pasa y va a llegar la hora. Incluso cojo el tren que no me toca; y cojo el siguiente que son dos horas después. Pero aún así yo no quiero irme. No quiero despedirme. Sé que cuando me vaya ya no sabré de él, pero el momento llega.


13:30 debo irme.
Me despido del resto. Él no está ahí, también se va a su carabana y está de pie en la salida. Me despido de dos con un encantada de haberos conocido y me marcho.
Cuando por último me toca él, miro esos preciosos ojos, y esa bella cara y a mi se me para el tiempo, quiero articular palabra, quiero decirle encantada de haberte conocido, pero no me sale. No me sale nada y me limito a los dos besos.
Finalmente digo, "¡Hasta luego!"
Pero yo sabía que no iba a volver a verlo... No iba a ver esa luz reflejada de esos ojos verdes que tanto me encantaron, ni iba a ver esa linda cara, ni iba a hablar con él, y yo me quedé con la curiosidad.
Y con dicha curiosidad me fui. El viaje de vuelta en tren se me pasó pensando en él.
Durante los días siguientes, no podía ni dormir, me había marcado la imagen de la primera vez que lo vi y esos días en los que sin saberlo nos habíamos ofrecido más cariño que cualquier persona hubiese pensado.
Una noche... a las 3 de la mañana, mi movil sonó. Una llamada perdida. Numero desconocido, lo vi y pensé "Por favor, que sea él".
Mi corazón se puso a latir a 100 por hora y yo, persona no creyente, recé para que ese número fuese él, porque yo no aguantaba una noche más sin dormir.

¿Quién decía que no existía el amor a primera vista?

jueves, 18 de febrero de 2010

"Nada valgo sin tu amor"

Hoy es uno de esos días en los que te das cuenta de que mi vida sin ti no tiene sentido.
Es un día cualquiera, pero lo pienso.
Como dice una canción "nada valgo sin tu amor".

Eres todo ese conjunto de sensaciones, de momentos, de sentimientos, de cosquilleos que me encantan y que necesito. Que necesito de verdad. Y no lo digo por decir, no soy la típica niña tontita que le dice te quiero a todo el mundo. Yo, no los regalo, pero en cambio a ti... es que no te quiero, te amo.
¿Sinceramente? No sé que me enamoró de ti. ¿Tu sonrisa? ¿Tu mirada? ¿Tus besos? ¿Tu risa? ¿Tus caricias? ¿Tus abrazos?
No lo sé.
Creo que todo el conjunto, es decir, todo tu.
Un día de lo menos pensado apareciste y te quedaste en mi corazón. El espacio cada vez se hizo más grande, hasta que tu nombre un día se grabó con fuego en mi corazón.
Gonzalo.
Sí, lo llevo tatuado en el corazón.
Lo llevo tatuado en la sangre, en las venas. Lo llevo tatuado en el alma.
Y para siempre.
Por que no reconozco un día sin saber de ti. Porque no quiero saberlo, tampoco.
No podría decirte que formas parte de mi vida, porque mentiría.
Te puedo decir que eres mi vida, ahí no te engaño.
Lo que siento por ti es totalmente dulce, explosivo y sincero.

Creo que soy adicta a ti.
Adicta a tus sonrisas, a tus abrazos, tu risa y tus besos. Adicta a tus sorpresas, a tus caricias, a tu voz. Adicta a tus tonterías y tus no tonterías, adicta a tus perfecciones e imperfecciones. Adicta a aquello que haces, a aquello que haces conmigo. Adicta a cogerte de la mano. Adicta a mirarte, adicta a besarte y parar para susurrarte que te amo y seguir.
Soy adicta a tus instantes.
Soy adicta a mi vida, porque mi vida eres tu y no hay cosa en el mundo que me pueda hacer más feliz que tu, y tengo miedo. Tengo miedo de que un día no pueda ser más feliz de lo que soy ya, porque de veras que veo complicado poder ser más feliz de lo que lo soy ahora.

Pero sé que mientras tu, estés a mi lado, yo lo seré. Eres mi felicidad. Me devolviste a la vida, fuiste mi rayo de luz en ese pozo oscuro, mi rayo de esperanza y por mucho que pase tu siempre sigues y seguirás brillando, como un ángel, eres mi ángel de la guarda que brilla por si solo.
Tu siempre serás mi luz, tesoro.

viernes, 8 de enero de 2010

Hace unos meses escribiste...

Puede parecer una fecha cualquiera, de hecho para muchísima gente lo será, para muchas personas el día de hoy no pasará al recuerdo por nada en especial, pero lo siento, para mi este día es uno de los más importantes de mi vida.

Hoy hace un año que lo más bonito que hay en el mundo se cruzó en mi camino, hace 1 año de aquella tarde fría, hace 1 año que mis ojos te vieron y mi corazón te guardó un gran espacio dentro de él.

Porque desde el 18 de Noviembre de 2008 hasta hoy, han pasado tantiiiiiisimas cosas, pero todas con algo en común, TU, desde ese día mi vida ha girado en torno a ti y es la mejor decisión que he tomado en 17 [casi 18] años, porque haces fácil lo difícil, posible lo imposible, bonito lo feo, agradable lo desagradable y todo con una sonrisa en la boca, y que sonrisa!


Dios, no me salen más palabras... Eres todo lo que necesito a mi lado, y lo siento si la actualización se ha hecho rogar... pero estaba esperando el día indicado, y un día como hoy da igual la inspiración porque los dedos escriben solos, mejor dicho, mi corazón escribe solo.... si cariño, también me has enseñado a escribir con el corazón, si es que, ¿Que hay que no puedas conseguir?

Joder Laura, TE AMO

domingo, 3 de enero de 2010

Ella... él...



El cielo era azul, los pájaros cantaban, y el sol hacia brillar su cabello rubio. No parecía un típico día de invierno, pero a ella siempre le ha fascinado todo aquello que es diferente.
Se vistió, cogió su cámara de fotos y decidió comenzar una excursión.
Se subió a su vespa roja, se puso el casco y se dirigió al centro de Valencia. En el centro, siempre hay cosas que fotografiar. A ella le gusta las cosas antiguas y le gusta fotografiar esos edificios antiguos, con esas fachadas tan preciosas.

Así que, aparcó su vespa en un lugar donde no molestara y prendió su camino entre las pequeñas calles de la ciudad mediterránea. Fotografió todo aquello que le pareció interesante y lo que no también. Entonces... vio un edificio precioso, se echó hacia atrás para enfocar y una vez enfocado...
"¡Click!"
Pero la foto no quedó como deseaba, para su sorpresa un chico pasó por el medio y su imagen de perfil salió en la fotografía. Él se dio cuenta de que había salido en medio de la foto.
- ¡Oh! Disculpa, perdona, no me he dado cuenta de que ibas a hacer una foto.
A ella no le importo demasiado que saliese. Tenía un perfil precioso. Sus ojos verdes destacaban sobre su tez morena del verano y su cabello castaño. Definitivamente pensó que era un ser precioso.
- No, no te preocupes, siempre puedo repetirla. Gracias a Dios, los edificios todavía no caminan.
Ambos sonrieron.
- Sí cierto, pero me ha sabido mal, a mi también me gusta este tema de la fotografía y cuando tengo el enfoque perfecto y alguien lo fastidia, me da mucha rabia.
- Sí a mi también me pasa, pero suele pasarme si lo que estoy enfocando esta en movimiento o si es, ese instante en concreto pero al tratarse de un edificio, siempre podré fotografiarlo.
- Sí, tienes razón, pero aún así disculpa.
Ella sonrío dulcemente a modo de un "no te preocupes, no importa".
Le temblaban las piernas, él tenía un rostro perfecto, o al menos ella lo creyó así. Le entraron unas ganas enormes de fotografiarlo. Pero le dio vergüenza decirle nada y dejó que tras una simple despedida de dos jóvenes desconocidos, se marchara.
Continuó su excursión, pero ya no pudo concentrarse en nada. Ahora nada le llamaba la atención, eso quedó en el momento en el que fotografió por casualidad a ese joven, del cual no sabía ni su nombre.
Se dio cuenta de que la tarde de excursión terminó en el momento en el que él se marchó.
Fue a por su vespa y volvió a casa.

Durante la noche...
No podía creerlo, no dejaba de pensar en él. Pasó las fotos al ordenador y en pantalla completa, dejó la de ese joven misterioso que pasó justo en el perfecto instante para capturarlo.
Entonces, alguien llamó al telefonillo de casa. Cuando lo cogió y se lo puso en la oreja escuchó como varios vecinos contestaban alternadamente:
-¿Quién?
-¿Quién es?
-¿Hay alguien ahí?
Y entonces escuchó una voz jovial que preguntaba : "¿Te gusta la fotografía? ¿Tiene una hija que le guste la fotografía?".
Entonces ella, sin saber porqué, contestó. "A mi me gusta".
Pudo imaginar la cara de sorpresa del joven, a lo que éste contestó: Dime por favor que eres rubia.
Ella rió y dijo si así eres feliz, sí, lo soy.
A lo que él con la voz más seria, dijo:
- No, por favor, es importante.
Ella perpleja porqué no sabía ni si quiera por que había dicho que a ella si le gustaba la fotografía contestó.
- Pues sí, sí lo soy.
- ¿Hoy has estado por valencia, fotografiando?
- Sí, sí.- contestó ella ya, intrigada.
- ¿Has fotografiado sin querer a un joven que al pasar, fastidió aquello que querías fotografiar?
- Bueno.. en cierto modo, sí pero...
Él, la interrumpió.
-¿Cómo te llamas?
-¿Perdona? No entiendo de que va esto, no sé quien eres, no sé porque me haces estas preguntas, ni sé como sabes todas esas cosas.
- Sólo por favor, dime tu nombre.. por favor... - Su voz, era dulce.
- Alicia, me llamo Alicia.
- Yo soy el chico que fastidió tu foto y Alicia, hoy me he enamorado. Me he enamorado de tu sonrisa. En el momento que me encontré contigo por una agradable casualidad, no dejé de pensar en ti, cojí mi moto y te seguí. Ví como no fotografiaste más, ví como andabas pensativa por la ciudad y te seguí hasta parar en tu casa. No podía dejarte escapar.

Al instante, soltó el telefonillo y se escucho como alguien bajaba las escaleras, velozmente...
A continuación se escuchó la puerta del patio y se dieron un gran abrazo.
Ella no sabía porqué, realmente era un desconocido... Pero aún así le susurró:
"Creó que nací para esperarte".
Y él la abrazó todavía más fuerte.

viernes, 1 de enero de 2010

Empezando bien.

¿¡Que mejor forma de empezar que recibiendo un premio?!

Premio otorgado por: Voy a comerte http://sonriedisfrutasefeliz.blogspot.com
La verdad, es algo que no esperaba.

Un día indagando por diversos blogs llegué a este como a varios otros. Lo vi y lo primero que me sorprendió fue que el fondo estaba lleno de circulitos de colores, anteriormente se llamaba sonrisaaa e inspiraba alegría y me gustó.
Comencé a leer entradas y también me gustaron, así que, comenté y seguí este blog.
Sinceramente os estoy hablando de hará una semana, no más.
Al poco leí un comentario: que le había gustado mi blog y que me seguía y además con varias palabras de agradecimiento por seguirle. Así que sonreí
:)

Te agradezco mucho que en tan poco tiempo, te haya gustado mi blog, te hayas hecho seguidora y además me hayas otorgado el premio, al blog irresistible.
Lo recojo con mucha ilusión.

Gracias.
Desde aquí os invito a pasar por esos lugares.

Videos

Loading...